Categorizado | ., Área, Emoción, Psicología Social, Temas

Un clásico de la psicología positiva: ¿Son más felices los ganadores de la lotería que las víctimas de accidentes?

ganadores de loteríaA priori podríamos intuir que las personas que hubieran ganado la lotería serían más felices que las que hubieran sido víctimas de un accidente pero un estudio encontró que no era así.

El estudio consistía en comparar cómo afecta eventos tales como ser ganador de la lotería o víctima de un accidente o que no te ocurra ninguna de estas dos cosas (grupo control) en la auto percepción de felicidad. Al comparar una serie de actividades, los ganadores de la lotería las encontraban menos placenteras que el grupo de víctimas y/o el grupo control. Al preguntarles por su percepción de felicidad en el momento actual, antes del suceso (ganar la lotería, sufrir el accidente o para el grupo control comparar con los seis meses anteriores al momento del estudio) y su pronóstico de felicidad para los años próximos, no habían diferencias significativas entre los ganadores y el grupo control, es decir, que haber ganado o no la lotería no influía en sentirse más o menos felices. Las víctimas, en cambio, señalaban haber sido más felices en el pasado y ser en el presente menos felices que el grupo control pero cabe destacar que puntuaban su felicidad por encima de la media de la escala. Otro dato que se observó era que la mayoría de los ganadores de la lotería se sentían responsables, merecedores de lo que les había ocurrido mientras que las víctimas no.

Los resultados del estudio son afines a la teoría del nivel de adaptación. Ganar la lotería pone al alcance cosas que antes no lo estaban y las actividades que hasta entonces eran agradables y placenteras, por un efecto de contraste, parecen dejar de serlo. Es decir, tener acceso a actividades nuevas y placenteras no suma, no se añaden a las que antes ya lo eran, sino que cambia el tipo de actividad que proporciona felicidad. La habituación también explicaría por qué ganar la lotería no hace más feliz, a corto plazo sí que los ganadores sentirán que pueden tener más cosas, pero la intensidad irá decreciendo con el pasar del tiempo. Con la teoría del nivel de adaptación podríamos entender también lo que ocurre con los datos de las víctimas del accidente. A corto plazo, el accidente disminuiría la felicidad de la persona pero, por el efecto de contraste, placeres que antes no se tenían en cuenta ahora sí se valoran, por eso, el nivel de felicidad queda compensado. A largo plazo, el proceso de habituación permite que el impacto del accidente disminuya haciendo que la infelicidad tienda a desaparecer.

Podemos concluir que aunque los acontecimientos de la vida cotidiana pueden influirnos haciéndonos sentir mejor o peor en un momento puntual, el nivel de felicidad percibida tiende a buscar el equilibrio.

Imagen Montage Communications

Referencia bibliográfica:
ResearchBlogging.org
Brickman, P., Coates, D., & Janoff-Bulman, R. (1978). Lottery winners and accident victims: Is happiness relative? Journal of Personality and Social Psychology, 36 (8), 917-927 DOI: 10.1037/0022-3514.36.8.917

The following two tabs change content below.

Silvia Gálvez Vázquez

Psicóloga especializada en psicología positiva y desarrollo personal. Realiza talleres y grupos terapéuticos.

Deja tu mensaje


+ 5 = seis