Contenido y función de las cogniciones

Terapia cognitiva y Terapia conductual

Nos proponemos analizar un fenómeno crucial en Psicología como es el contenido y la función de las cogniciones desde el punto de vista de la Terapia Cognitiva y también desde la perspectiva de la Terapia Conductual valorando ésta última principalmente desde el enfoque que ofrece la Terapia de Aceptación y Compromiso a partir de los postulados de la Teoría de los Marcos Relacionales.

En la Terapia cognitiva el objetivo principal es cambiar el contenido de los pensamientos para que, de esta manera, la persona pueda cambiar sus consecuencias que generalmente son emociones y conductas.

Recordando la Terapia de Ellis y su conocido esquema A-B-C donde A serían las situaciones o contexto, B las cogniciones y C las consecuencias emocionales o conductuales, el objetivo de la terapia se dirige sobre todo a modificar las B, es decir, las cogniciones a menudo distorsionadas de la realidad.

En la Terapia cognitiva de Beck igualmente se postula ese afán de modificar los contenidos distorsionados para que éstos sean racionales y dejen de ser causantes de emociones negativas.

En la Terapia de Aceptación y Compromiso, (ACT en sus siglas en inglés), en cambio se da un enfoque totalmente distinto propiciando el cambio de función de los contenidos de los pensamientos. El contenido no es crucial lo que importa es la función.

La función tiene que ver en cómo los pensamientos están operando y cómo interactúan con la realidad o contexto donde se encuentra la persona.

Es posible tener repetidamente el mismo pensamiento como contenido pero su función no tiene porque ser la misma en cada uno de los casos.

La frase “Ese perro me quiere morder” como contenido puede aplicarse en contextos totalmente distintos, por ejemplo, si estamos jugando con un cachorro o bien se trata de un perro adulto amenazador. En el primer caso la función del pensamiento sería indicadora de juego (función discriminativa) y en el otro caso la función sería aversiva o de evitación.

La función de los pensamientos en las fobias

Las personas que padecen fobias a menudo obvian las diferentes funciones que pueden tener los pensamientos y atienden exclusivamente a los contenidos. De hecho más que obviarlos dichos pensamiento tienen una única función que es aversiva y de evitación.

Como anteriormente se apuntaba, en la Terapia de Aceptación y Compromiso el objetivo es que la persona pueda ampliar las funciones que pueden tener sus pensamientos.

Este objetivo de la Terapia de Aceptación y Compromiso se apoya en uno de los postulados de la Teoría de los Marcos Referenciales que es la llamada Transformación de la función de estímulo.

La transformación de la función de estímulo mantiene que las funciones que un estímulo tiene para una persona pueden ser transformadas o cambiadas en base  a como están relacionadas con otros estímulos.

Si una persona tiene un cachorro puede que para ella esté asociado a partir de múltiples experiencias a contextos como interacción amigable, juego, aprendizaje de habilidades como sentarse, dar la pata, etc. Ahora bien si este cachorro cuando lo dejan solo en el jardín destroza las plantas favoritas de su dueña ésta lo asociará a desorden, pérdida y a estados anímicos como furia y frustración.

Retomando el concepto de simbolismo del lenguaje la palabra perro representa al ser vivo pero también a estados anímicos, es decir, lo que representa una palabra no es algo definitivo sino que está en función del contexto.

La flexibilidad que comporta diferenciar las relaciones que establecen los estímulos en los diferentes contextos capacita para la adaptación a una realidad cambiante.

Si se da esa flexibilidad el dueño del perro del ejemplo puede ser capaz de discriminar que en un contexto determinado el cachorro está asociado a juego y en otro contexto está asociado a frustración.

Volviendo a las personas con fobias la función de determinadas palabras relacionadas con determinados contextos quedan limitadas, como decíamos, a una función única y exclusiva.

Imaginemos a una persona con fobia a los locales tipo bar, pub, cafetería, etc. Probablemente habrá desarrollado una asociación entre estas palabras y los lugares físicos que tienen esos nombres de manera que al nombrar una de esas palabras su respuesta fisiológica será la misma que experimenta cuando permanece en uno de esos locales.

La persona con fobia está convencida que esa palabra tiene una única función en este caso aversiva y por tanto evitará la consecuencia que es el estado anímico que se deriva.

En Terapia de Aceptación y Compromiso se focaliza  mediante ejercicios experienciales como la diferenciación entre el yo como contexto y el yo como contenido, la desliteralización del lenguaje y diferentes metáforas, el trabajo de hacer aparecer como viables otras funciones que esas palabras puedan tener.

Las funciones de pasarlo bien con los amigos, establecer nuevas relaciones sociales, disfrutar de la música, etc. pueden (y han de) coexistir con la función aversiva.

La Terapia cognitiva al basarse en la modificación del contenido olvida que las palabras no son solamente contenido sino que lo importante de ellas, su función, varía según el contexto. Por lo tanto para que desaparezcan las consecuencias aversivas no es necesario que se cambie el contenido de las cogniciones sino que la persona aprenda que puede asumir las variadas funciones que una misma palabra puede tener en diferentes contextos.

Por otra parte si desde el enfoque cognitivo se postula la necesidad de cambiar unos pensamientos por otros se plantea que éstos son la causa de la conducta posterior. Esto a su vez conlleva a establecer una visión mentalista de división entre mente y cuerpo de origen cartesiano donde existe una mente con funciones rectoras que dirige el resto del organismo. Llegados a este punto se establece la cuestión de quien dirige al director y así hasta el infinito.

Para terminar podemos añadir que desde el enfoque conductual los pensamientos y cualquier otra conducta están en función de su interacción con el ambiente y por tanto permite entrar con pleno derecho a la Psicología en el ámbito de las ciencias naturalistas y por tanto experimentales.

Joan Badia

Para saber más:

Aaron T. Beck, John Rush, Brian Shaw y Gary Emery. Terapia cognitiva de la depresión. 1983
Albert Ellis y Russell Grieger. Manual de Terapia Racional-Emotiva. 1981
Kelly G. Wilson y M. Carmen Luciano Soriano. Terapia de Aceptación y Compromiso. Un tratamiento conductual orientado a los valores. 2002
Steven Hayes, Dermot Barnes-Holmes and Bryan Roche. Relational Frame Theory. A Post-Skinnerian Account of Human Language and Cognition. 2002
Citar este artículo divulgativo:
Badia, J. (2010) Contenido y funciones de las cogniciones. En Psicología <http://enpsicologia.com/2010/11/15/contenido-y-funcion-de-las-cogniciones/>
The following two tabs change content below.

admin

Latest posts by admin (see all)

One Response to “Contenido y función de las cogniciones”

Trackbacks/Pingbacks


Deja tu mensaje


ocho − = 3